Bienvenida

A veces las palabras nos pueden sorprender, solo hay que escuchar lo que intentan decirnos todavía en su letargo.
Todos tenemos algo de poeta, la poesía es la síntesis del mundo.

Yaiza

Yaiza
El poema que nunca podré superar

Cita de la semana


" Somos así, mortales
irremediablemente,
acostumbrados
a que todo termine."

(Irene Sánchez Carrón)

6/26/2010

Callar los ojos y escuchar que existes












Callar los ojos y escuchar que existes.
Buscar donde no late el corazón latente de la búsqueda.

Recoger los escombros del deseo
y construir con ellos un recuerdo de arena.

Vivir bajo la vida, concedernos
una tregua de luz.

Dejar que vuelen, elípticas, las palabras prohibidas;
las abejas que vuelcan en tu boca la miel de la memoria.

Hundir cada pregunta en la respuesta
de lo no sucedido
y llevarse a la tumba los bastones de alguna realidad
mientras palpamos el relieve de una noche distinta,
como ciegos
que observan desde el fondo sus secretos.




Luis Oroz

16 comentarios:

Bletisa dijo...

Me gusta: Vivir bajo la vida, concedernos
una tregua de luz.
Dejar que vuelen, elípticas,
las palabras prohibidas;

No me gusta: Buscar donde no late el corazón latente de la búsqueda.


Un beso.

Luis Oroz dijo...

Hola, Amparo.

Gracias por tu sinceridad de siempre, por acercarte a la "isla" donde reposan mis palabras.
Besos.

Esmeralda Martí dijo...

Ceguera para despertar la voz del alma. Muy bonito. Elegante y limpio.
Abrazos

Luisa dijo...

Qué bueno es regresar por aquí a la llamada de tu voz. Te he echado de menos.
Preciosa, como siempre, tu perspectiva de retinas cegadas por la luz de la memoria. Reencontrarme de nuevo con una señal que me susurra en los oídos de un pasado repleto de futuros inquietantes que me guía.

Un beso fuerte, Luis.

Paloma Corrales dijo...

A mí me gusta todo, y "buscar donde no late el corazón latente de la búsqueda", me parece que es buscar diferente (sin ansiedad) y diferentes (otros recovecos inexplorados).

Un besazo.

José Antonio Fernández dijo...

"como ciegos
que observan desde el fondo sus secretos."
Versos muy rotundos.
Un saludo.

Luis Oroz dijo...

Mil gracias, Esmeralda.
A veces desde la oscuridad puede verse la pulpa de la luz.
aquello que siempre estuvo ahí y no nos atrevimos a mirar.
Un fuerte abrazo, amiga.

Luis Oroz dijo...

Hola Luisa. Como siempre, llenas de ilusión mi espacio con el cariño que supuran tus palabras.
Es una suerte presentirte cerca, a pesar del tiempo o la distancia.
Un besazo, amiga.

Luis Oroz dijo...

Mil gracias, Paloma.

Me alegra mucho que te lleguen así esos versos, pues esa es su razón de ser; la búsqueda incluso ante la imposibilidad de la propia búsqueda, exprimir la paradoja de la vida.

Gracias por tus ojos, amiga.
Besos.

Luis Oroz dijo...

Hola José Antonio.

Un verdadero placer disponer de tu lectura y tu palabra.
Un fuerte abrazo, compañero.

Loren Simón dijo...

Hola Luis encantada de conocer tu espacio y tus versos, profundas reflexiones de la existencia y la búsqueda de uno mismo.
Te envío un saludo desde la calma del mar y de la noche.

Ana Álvarez dijo...

Sí, poeta, desde la noche llegan con mayor intensidad las luces lejanas -y las cercanas-, esas que nos iluminan sin que apenas nos demos cuenta; las que nos susurran con su halo misterioso un nuevo campo de visión, un nuevo iris coloreado, una nueva esperanza hecha palabra o acto.
Gracias por cada poema, todos ellos vienen impregnados de un sabor indescriptible a realidad y esperanza.
(De mayor quiero escribir como tú).

Luis Oroz dijo...

Hola Loren, la alegría es mutua.
Siempre es enriquecedor el descubrimiento de sensibilidades patéticamente paralelas.

Mil gracias por tu paso y tu palabra.
Un saludo.

Luis Oroz dijo...

Muchas gracias, Ana, por tu palpable sensibilidad, que, traducida en palabras, deja un precioso regusto poético.
No te hace falta nada, amiga, tienes todo el talento en tus contornos.
Felicidades por tu reciente maternidad, amiga.
Un besazo desde la isla.

Mayte Sánchez Sempere dijo...

A mi me gusta entero, ya sabes que tu música es una de mis debilidades.

Un abrazo grande.
Mayte

Luis Oroz dijo...

Gracias, Mayte, por tu paso y tu huella.

Un fuerte abrazo, amiga.