Bienvenida

A veces las palabras nos pueden sorprender, solo hay que escuchar lo que intentan decirnos todavía en su letargo.
Todos tenemos algo de poeta, la poesía es la síntesis del mundo.

Yaiza

Yaiza
El poema que nunca podré superar

Cita de la semana


" Somos así, mortales
irremediablemente,
acostumbrados
a que todo termine."

(Irene Sánchez Carrón)

2/11/2011

Un poema de "Juan Vicente Piqueras"

Confesión del fugitivo




 Sólo soy feliz yéndome.

   No entre cuatro paredes, con sus sendas espadas,
sino entre aquí y allí, una casa y otra,
ajenas ambas preferiblemente.

   No puedo ya, ni quiero, estarme quieto.
Ni ahora ni después. Ni aquí ni allí.
En todo caso ahí, donde estás tú,
seas quién seas tú, ponme tu nombre
en los labios sedientos, insaciables.

Yo no soy yo ni puedo tener casa.
No digo ya porque nunca lo fui,
nunca la tuve, siempre fui extranjero
dentro y fuera de mí. Soy lo que no:
el mendigo que duerme bajo el puente
que une mis dos orillas y yo cruzo
sin poder, día y noche, detenerme.

   Escribo porque busco, porque espero.
Pero ya no sé qué, se me ha olvidado.
Espero que escribiendo
llegue a acordarme. Insisto en la intemperie.

Sinvivo entre paréntesis
en el espacio vivo y tiempo muerto
de la espera de qué, entre dos aquíes.

   Nunca en sino entre. Sal de mí,
seas quien seas tú, déjame en paz
o acaba ya conmigo y con la miel
amarga de estar solo hablando solo.

   He decidido que mi patria sea
no decidir, no estar en ningún sitio
sino de paso, puentes, naves, trenes,
donde yo sea sólo el pasajero
que sé que soy, sintiendo
que me inquieta la paz,
que la quietud me asusta,
que la seguridad no me interesa,
y sólo soy feliz cuando me sé fugaz.



(Juan Vicente Piqueras)  de: Adverbios de lugar

4 comentarios:

Ana Márquez dijo...

"Escribo porque busco, porque espero".

Exactamente.

Gracias por traernos este poema clarividente. Un abrazo.

Luis Oroz dijo...

Mil gracias a ti, Ana, por asomarte.

Un abrazo poético, amiga.

Paloma Corrales dijo...

"Sinvivo entre paréntesis"

Gracias, Luis, por traerlo, me ha enmudecido...

Beso.

Luis Oroz dijo...

Ese verso, Paloma, tiene el magnetismo de lo eterno, de lo que no puede existir de otra manera.

Me encanta que te encante, la compartida mirada poética.

Un beso, amiga.