Bienvenida

A veces las palabras nos pueden sorprender, solo hay que escuchar lo que intentan decirnos todavía en su letargo.
Todos tenemos algo de poeta, la poesía es la síntesis del mundo.

Yaiza

Yaiza
El poema que nunca podré superar

Cita de la semana


" Somos así, mortales
irremediablemente,
acostumbrados
a que todo termine."

(Irene Sánchez Carrón)

4/16/2011

El abominable hombre (de las nieves)





Atrapado en la nieve…
no existen las pisadas, ni el invierno,
y tampoco este humo que se eleva conmigo
hasta el pico más alto
donde jamás he estado.

Pero a veces sucede y es posible
alimentar al animal dormido,
extender la memoria y ofrecerle una fruta,
ayudarle a seguir
siendo distinto,
con la piel erizada
igual que siempre.

Percibir ese frío que se da al existir
en el lado irreal
de la existencia.

Es posible también sentir su aliento,
desmontar su fiereza,
descubrir el cansancio
y constatar
que no es precisamente sangre lo que brota
de la hemorragia de sus tres heridas.

Porque la vida asciende como la voz de un loco,
y tira, sin saberlo, de tus cuerdas.

Podemos transformar la percepción
de todo aquello que nos hace débiles,
y dejar que la ausencia nos convierta en salvajes,
o en la huella posible de lo que nunca fue;
como un cabello blanco entre las páginas,
como una bestia enorme-mente triste,
como el olor a leña que desprenden las manos
mientras enciendes la palabra nieve.




Luis Oroz.

12 comentarios:

LiLith dijo...

Palabras que hablan de la realidad,
donde el hombre aveces esta perdido y se siente undido en la nieve.

Un placer leer tu poesia,

Te dejo mi saludo

Luis Oroz dijo...

Gracias, LiLith, por tu huella en esta imaginaria nieve.

Un verdadero placer, compañera.

Mi abrazo.

Ángel Isidro dijo...

La realidad del hombre amotinado
ofuscado en la nieve blanca,
de tan blanca que le deslumbra
se siente cegado, no mira atrás
por eso no ve su huella herida.
Buen poema Luis, te sigo.

Un abrazo
Ángel.

(elblogdeunpoeta.blogspot.com/)

Luis Oroz dijo...

Ese hombre, Ángel, puede que ni siquiera conozca la nieve, que solo la escriba y allí se multiplique, él, su nieve, su salvaje soledad.

Un abrazo, amigo, y mil gracias.

Loren Simón dijo...

Poema lleno de fuerza, de tristeza también de realidad, de lucha, sobrio y profundo.
Un abrazo

Juan Fionello dijo...

Luis, me quitaría el sombrero si lo llevara. Es un poema de esos que se quedan dando vueltas y vueltas después de haberlo leído. Volveré a él con seguridad.

Un abrazo.

Luis Oroz dijo...

Mil gracias, Loren, por venir y dejarme tu palabra.

Un fuerte abrazo, compañera.

Luis Oroz dijo...

Muchísimas gracias, Juan.

Ya sabes que son los ojos del que mira los que convierten en interesante cualquier cosa.

Un placer tenerte por aquí, amigo.
Mi abrazo de siempre.

Paloma Corrales dijo...

Como siempre tus versos se cuelan dentro y no dejo de aprender contigo.

Hoy me llevo dos que encierran toda una filosofía de resistencia;

"Podemos transformar la percepción
de todo aquello que nos hace débiles"

Besazo.

Luis Oroz dijo...

Mil gracias, Paloma.

Un lujo tenerte por aquí.

Un besazo, Poeta.

Ángel Isidro dijo...

Hay algo más importante
que la lógica:
La imaginación.
Por eso Lúis tus poemas son
tan novedosos, ¡enhorabuena!

Un abrazo
Ángel.

IBEN dijo...

Dificil destacar algún verso de este poema tan integrado. Salve poeta!

Abrazote - IBEN