Bienvenida

A veces las palabras nos pueden sorprender, solo hay que escuchar lo que intentan decirnos todavía en su letargo.
Todos tenemos algo de poeta, la poesía es la síntesis del mundo.

Yaiza

Yaiza
El poema que nunca podré superar

Cita de la semana


" Somos así, mortales
irremediablemente,
acostumbrados
a que todo termine."

(Irene Sánchez Carrón)

12/15/2009

Dormida

"Ya sé que estoy haciendo un melodrama por un puto perro, pero la culpa es de él, que se disfrazó de perro durante diecisiete años". (Batania)


Tal vez sea un defecto, pero esa "confusión" caninohumana nos hace comprensibles.

Sentir el hueco de la pérdida es un sinónimo de eternidad, el eco que la vida deja en su caída.

Un poema que escribí hace poco, pensando en la siempre prematura longevidad, en este caso de Mara, pero extensible a Argi por especie, color y humanidad.
Con mi abrazo.





DORMIDA



Te quedarás dormida,
y yo despertaré de un sentimiento que nadie entenderá.

Te alejarás de ti, de esta rutina
que dulcifica el amargor del tiempo,
de todo lo que apenas conociste por escuchar mi voz.

Te alejarás
soñando,
exprimiendo la última caricia del temblor de mis manos,
y una quietud insólita desmayará las horas
sobre tu cuerpo blanco,

Todo por un momento se vestirá de ti,
la casa, los espejos, mi memoria
y hasta el papel impreso que hoy te nombra para volverte a ver.

-No hay olvido capaz de asomarse a la piel las palabras.

Lloverán tus pisadas en tormentas de imágenes,
empapándolo todo,
yo morderé los restos de la luz
y tragaré tu sombra,
-ya sabes que soy bueno devorando recuerdos

Te quedarás dormida,
y esta vez mi cariño llegará sin sonrisa,
subido en el naufragio de un poema que "nadie" entenderá.

Y al posar la mirada en el penúltimo verso
sonreirán al pensarte,
nunca estuvo bien visto santificar a un perro,
aunque muera despacio para soñar contigo.


Luis Oroz.

7 comentarios:

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Creo que Batania lo resume todo, Luis, y sí, nos hace más comprensibles.

Un beso
MArian

Bletisa dijo...

De alguna forma nuestra soberbia nos hace incomprensible que se pueda amar tanto a un perro, a un simple perro (puto que dice Batania)y que su muerte nos deje tanta desolación.
Yo sé mucho de éso.

Una belleza llena de lirismo tu poema Luis.
Esta vez no se atreverá a llamarte miraqquelido.

Muchos besos.

Abril dijo...

no deberían morir antes que nosotros, deberían hacerlo junto con nosotros


mejor no se muera nadie :(


un abrazo, Luis y otro para Batania

Paloma dijo...

Es precioso, quizá lo leo en un momento excesivamente sensible, pero me traspasó y sentí cada verso.

Un beso.

Luisa dijo...

Tal vez lo incomprensible hubiese sido no entender ese cariño. Ellos son nuestros cómplices silenciosos, nuestros telépatas; porque no necesitan hablar para expresar la fidelidad y el afecto que sienten por nosotros. Un perro es algo más que un amigo, es un componente de la familia. Yo así lo siento.

Precioso poema, Luis.

Un abrazo muy fuerte.

Luis Oroz dijo...

La cercanía sensorial, va más allá de la especies.
Todos conocemos casos de perros que al morir su dueño, se han quedado esperando eternamente.

Existen esos lazos y son difíciles de explicar.

Marian, Amparo, Abril, Paloma, Luisa, gracias por vuestro paso y por vuestra sensibilidad que en muchos casos ya presentía.

Besazos.

Luis Oroz.

Carmen dijo...

Siento lo de Argi, yo tuve que sacrificar a mi gata hace unos meses después de catorce años comigo y sé como se pasa. Era parte de mi vida.

Besos a los dos, al neo y a ti.