Bienvenida

A veces las palabras nos pueden sorprender, solo hay que escuchar lo que intentan decirnos todavía en su letargo.
Todos tenemos algo de poeta, la poesía es la síntesis del mundo.

Yaiza

Yaiza
El poema que nunca podré superar

Cita de la semana


"
Para vivir un año es necesario
morirse muchas veces mucho"

(Ángel González)

8/07/2016

Visto y no visto (De Benjamín Prado)




Es fácil ver el búho que vive en las manzanas, 
la estrella confundida con los cristales rotos. 
Es fácil ver la jungla 
que se esconde en el ramo de azahar de la boda 
y el otoño que deja al pie del bosque 
un puzzle de la muerte. 

Puedo ver todo eso, 
pero hay días 
en que no soy capaz de verte a ti. 

Oigo la luna llena en los perros perdidos. 
Oigo empezar las islas bajo tus pies descalzos. 
Oigo palabras de otro mundo 
que hablan 
desde el féretro de sus tachaduras. 

Puedo oír todo eso, 
pero a veces no puedo oírte a ti. 

Cavé en tu corazón buscando una luz roja. 
No sé si te conservo o te has ido. 
No sé si existes o si te he inventado. 

Sé que donde tú estás hay espigas azules, 
hay brújulas que orientan los deseos. 
Sé que donde tú estás van los delfines 
y los ángeles tiran sus espadas. 

Cavé en tu corazón. 
No sé si te he encontrado 
o sigo una luz roja que me aparta de ti. 





Benjamín Prado

3/20/2015

Zooilógico



Zooilógico


Existen emociones como pájaros,
que emigran hacia el sur para acercarse.

Caballos con parálisis que fustigan su miedo
y saltan horizontes verticales.
Existen mariposas que se arrastran
y gusanos que vuelan
persiguiendo su origen primitivo.

Ballenas pequeñitas que se elevan
y mosquitos,
enormes como el peso de un recuerdo,
chupándonos la sangre.

Hay flamencos caídos que desoyen su nombre, 
perezosos
subiendo al infinito,
arañas arañando
y gatos gateando;
gerundios de la luz bajo tus párpados.

Existen hombres y mujeres
capaces de morir
mientras beben cerveza
o se masturban,
o miran cómo todo evoluciona
hasta romper su voluntad concéntrica.

 El tiempo es un zooilógico donde todo es posible.

Alguien paga otra vez,
se acerca a tu cristal ambivalente
y se queda mirándote
con ojos de saber lo que está viendo.
A su espalda;
bandadas de estorninos que regresan.



Luis Oroz.



1/17/2015

Lázaro no nacido (Juan Vicente Piqueras)

Lázaro no nacido


Yo soy aquél que no se fue de casa,
que se quedó a morir, a marchitarse
en el hogar materno, en el regazo
de su miedo a vivir, y nunca supo
a qué sabe la vida estando lejos.

Niño que no creció, pájaro enfermo
que no abandonó el nido y decidió
quedarse sin su vida, en el lugar
del hijo, a que su madre lo cuidara.

Hablo de aquellos hijos que quisieron
casarse con sus madres,
y viceversa, y ya sólo la muerte
los podrá separar.

Hablo de tribus de hombres desolados,
de hombres que no lo fueron,
que nunca consiguieron alejarse
del calor y la herida del origen.

 Yo me fui, madre, huí de aquel peligro
 para llegar a éste.
                              Y hoy te extraño
porque te llevo dentro. No podía
imaginar que un día habrías de ser
el fruto de mi vientre.
                                     No me creas,
 estoy exagerando para ser más preciso,
 para salvarme. Soy lo que no he sido.

 Yo soy aquél que no quiso nacer.


 Juan Vicente Piqueras

7/06/2014

Geométricos





   Estoy aquí, recuerda

que la vida es el vértice

donde una vez tú y yo nos encontramos,

que mi suelo se inclina hasta alcanzar tu suelo,

que te miro llegar desde otro ángulo,

como el niño que observa en la noche de Reyes

la diagonal del sueño.



   Recuerda que te creo cuando mientes

la curva tu risa,

cuando apoyas el peso de las lágrimas

en la delgada línea de lo se ha perdido.



    Recuerda que yo insisto en los vacíos

(tan llenos sin embrago)

de tu tiempo despacio;

la superficie ingrávida de tu mundo en mi mundo.



     Acuérdate de aquello que nunca podré darte,

porque sólo en la ausencia se refleja

la imagen de la estancia;


esa arista que roza con mi nombre tu nombre

y que sin darnos cuenta va creando,

geométrica  y  perfecta,

la figura de un Dios,

omnipresente,

sobre el cielo imposible de la supervivencia.



 

Luis Oroz. 












2/24/2014

Intransferible mente





 Quería escribirte un poema

que solo tú entendieras,

un poema

que hablara de tu luz,

de la distancia

inexistente siempre entre dos puntos.


Que hablara del ayer,

de la memoria

con que la Fe perfora las corazas.

  Que juntara palabras como,

amor,

de,

mí,

vida,

en una misma frase,

que sin prenderte a ti, te encendiera por dentro,

como hace tu risa con mi boca.


  Un Poema

que te enseñara aquello que no puede aprenderse,

que dejara tu labio suspendido

en la lección más tonta de mi beso,

que explicara el teorema de los sueños vacíos;

todo cuerpo termina deshaciéndose

cuando queda colgado del espacio que ocupas.



  Escribir de la lucha,

del destino

de la fugacidad

de la importancia

de lo que nada importa por sí mismo.

“como el ovni que vimos alejarse

y desaparecer

en el fondo impermeable de nosotros”.



  La vida es solo aquello que compartes.



 Quería, te lo juro, escribir un poema que solo tú entendieras,

pero el mundo conspira contra mí

y descifra los signos.



  Que a nadie se le ocurra imaginarnos.


Espérame translúcida,

  voy a hacerte el amor incomprensible.



Luis Oroz

2/12/2014

Un Poema de "Domingo F. Failde"

 Otro Poeta que nos deja, otro recuerdo que se queda.
 Hasta siempre, amigo.
 
 
GHOST
 
 
Hoy he visto a la muerte.
Caminaba hacia mí, e iba avanzando
con el paso impasible
de los que nada tienen que perder.
 
Vestía unos blue-jeans y camiseta
y calzaba playeras italianas.
Tras las gafas oscuras de diseño
se adivinaban frías sus pupilas,
una pantalla acaso de ordenador leyendo
los nombres elegidos, por riguroso turno,
con esa precisión matemática
con que suelen matar las mujeres hermosas.
 
Iba, en fin, acercándose, y yo palidecía,
y el corazón saltaba detrás de la camisa,
presagiando el final.
 
                                   Casi a mi altura,
me miró,
la miré;
no ocurrió nada.
 
Aquella aparición pasó despacio,
dejando tras de sí una estela de pétalos
y unas ganas terribles de morir.
 
 
 
 
Domingo F. Failde
 
(De Conjunto vacío, 1999)

1/11/2014

Un Poema de "Ángel Santiago"

 

HUELLAS DE IDENTIDAD

 


Por qué tuvieron que ponerme un nombre

y añadirle detrás los apellidos
y así identificarme,
si yo quise nacer como la lava de un volcán
siendo ceniza de metal o manantial de esperma
saliendo de la gruta vaginal de la carne...?

Por qué me amamantaron si hubiese preferido
ser la primera gota que desató el diluvio,
ser el último grano de arena que saturó el desierto;
ser torre en el castillo y amurallar mi cuerpo
con la piel de las piedras
de la misma manera que el mar en la tormenta
se hace muro en las olas luchando contra el viento
y se hace impenetrable.

Yo no escucho la voz de la conciencia
cuando me habla de sentimientos puros,
amistades profundas, verdades absolutas,
amores verdaderos, paraísos perdidos o fiscales,
de la fauna salvaje enjaulada en un parque,
de seres racionales que matan a distancia
o me dice que un niño es tan solo
un hombre en miniatura.

Esa voz me parece la de una plañidera
que llora por dinero, desgarrando en la noche
las desgracias del mundo.

Ahora tengo la conciencia tranquila:
me encuentro sosegado entre la gran marea
de seres agitados ocultos en su sombra.
No me engaño pensando que la vejez es sólo
infancia y juventud tardía acumuladas.

La energía de un toro, las piernas de un atleta
son mi mayor nostalgia.

Las flores marchitadas y la quietud del aire
son mi mayor tristeza.

Busco lo que no encuentro: amigos infantiles,
la pureza del agua, el chopo centenario al borde del arroyo
que ocultaba en sus hojas el nido quejumbroso
en que nacía el viento,
las palabras con alma, el alma de los cuerpos,
las sílabas del aire convertido en aliento
que encuentran en los labios la magia de los besos;
el bálsamo en la herida
por el aire y el sol cicatrizada.

Detesto mis comidas sin hambre, mis bebidas sin sed,
los fármacos prescritos firmados con veneno,
las batallas ganadas por las causas perdidas.

La vida es un instante que surge de la nada
buscando el infinito.
Todo está en el presente. Nada importa
lo que se ha de vivir ni lo vivido.
Una pasión que atormentó la mente
sangrando en la memoria
es tan solo un paréntesis de angustia
que se quedó sin voz en el olvido.

Si el mar es el origen
en que nació la vida de la nada
por qué mirar abajo,
buscándome en el agua las raíces profundas
si pienso seriamente que el abismo es el cielo...?



Ángel Santiago