Bienvenida

A veces las palabras nos pueden sorprender, solo hay que escuchar lo que intentan decirnos todavía en su letargo.
Todos tenemos algo de poeta, la poesía es la síntesis del mundo.

Yaiza

Yaiza
El poema que nunca podré superar

Cita de la semana


" Te llaman porvenir porque no vienes nunca."

(Ángel González)

4/12/2009

La nueva casa












Hay 34 grados a la sombra
de este pueblo que crece como un sueño caótico.
La excavadora rompe tu nostalgia y mis tímpanos,
desalojando huesos de una edad sin noticias.

Es terrible el idioma cuando ejerce tan sólo
de paladar adentro.

Compraría el silencio si tuviera monedas
de esperanza en el pecho,
pero el ruido nos muerde
y acabamos sangrando inspiraciones.

El mundo vertical
se apodera de todo lo que nunca fue nuestro,
hace volar al hombre
y arrastra su grandeza mientras llena de sótanos el cielo.

Cuando vuelve la calma ya nada es como antes,
hay un nuevo horizonte haciendo esquina con la gasolinera
y pájaros que aún vuelan
después de repostar gotas de lluvia
hirientes como espejos.

Sé muy bien que mañana seguirá medio viva tu nostalgia,
que compraremos juntos un hogar en el aire
y que será precioso desoir a los tímpanos
y escuchar solamente
esa voz que se imprime en el vacío,
el idioma confuso
que nos dicta en silencio su deseo.



Luis Oroz.

Del poemario inédito "Un sueño en equilibrio"

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno. Se ve que tienes alma de poeta.

Venus dijo...

"Es terrible el idioma cuando ejerce tan sólo
de paladar adentro".
Precioso, Luís. Todo el poema lo es. Destaco estos versos que se clavan como verdades.

Encantada de volver a leerte. Besazos

luisa dijo...

Buenísimo este poema. La verdad es que este poemario está resultando ser una escalera de caracol, donde a cada peldaño que subes, te detiene y recrea en nuestra mente mil figuras de posibles futuros. Y si, nosotros también queremos un hogar, aunque para ello haya que taladrar el cielo y un sótano más, como agujero negro que se trague nuestros remordimientos, rompa los pilares de la tierra.

Odio el ruido que genera el progreso. Los dientes que arañan la tierra. El olor que emana de ella cuando el ladrillo hace la digestión y eructa gasolina.

Un beso, Luis. Encantada de escuchar tu idioma.

Luis Oroz dijo...

Gracias, anónimo, por tu paso y tu generosidad al otorgarme pulso poético, más allá de lo corpóreo.
;)

Te mando un fuerte abrazo, sea donde fuere.
Luis Oroz.

Luis Oroz dijo...

Luisa, te agradezco mucho el impulso, más allá de lo personal.

Ya sabemos que la poesía no es, de momento, el mejor método para llegar al mayor número de gente, pero si un medio real de conexión sensorial.

El poema es paradójico, porque como tú señalas, todos necesitamos vivienda, esos ruidos, que por cierto, el año pasado destrozaron un buen número de poemas, en algún momento son deseados por propia necesidad.
En fin, que la cosa es como es, pero podría adecuarse un poco en algunos casos.
Gracias por tu atención, es todo un regalo.

Besos.

Luis Oroz.

Luis Oroz dijo...

Perdona, Venus, me salté tu comentario ;)

No dudes que el encantado soy yo, además de descubrir tu casa poética, en la que me he sentido muy, muy bien.

Mil gracias y un besazo sincero.

Luis Oroz.

kngsuggar dijo...

ante todo el poema es muy sincero, su léxico se hermana con los seres animados que interpretan los versos de esta pequeña alegoría. es siempre un placer leerte Luis.

un abrazo.

pd. sorry, escribí con minúsculas.

Luis Oroz dijo...

Eduardo, muchas gracias por tu visita, es un placer saberse leido, más en las circunstancias del poemario, por un poeta tan comprometido como tú.
Un sincero abrazo, amigo.

Luis Oroz.