Bienvenida

A veces las palabras nos pueden sorprender, solo hay que escuchar lo que intentan decirnos todavía en su letargo.
Todos tenemos algo de poeta, la poesía es la síntesis del mundo.

Yaiza

Yaiza
El poema que nunca podré superar

Cita de la semana


" Te llaman porvenir porque no vienes nunca."

(Ángel González)

10/10/2010

Un poema de "Juan de Dios Peza"




Juan de Dios Peza, poeta Mexicano, 1852 - 1910

«Este era un rey...»
 

Ven mi Juan, y toma asiento
en la mejor de tus sillas;
siéntate aquí, en mis rodillas,
y presta atención a un cuento.

Así estás bien, eso es,
muy cómodo, muy ufano,
pero ten quieta esa mano,
vamos, sosiega esos pies.

Éste era un rey... me maltrata
el bigote ese cariño.
Éste era un rey... vamos niño.
que me rompes la corbata.

Si vieras con qué placer
ese rey... ¡Jesús! ¡qué has hecho!
¿Lo ves? en medio del pecho
me has clavado un alfiler!

¿Y mi dolor te da risa?
Escucha y tenme respeto:
Éste era un rey... deja quieto
el cuello de mi camisa.

Oír atento es la ley
Que a cumplir aquí te obligo.
Deja mi reloj... prosigo.
Atención: Éste era un rey...

Me da tormentos crueles
tu movilidad chicuelo,
¿ves? has regado en el suelo
mi dinero y mis papeles.

Responde: ¿me has de escuchar?
Éste era un rey... ¡qué locura!
Me tiene en grande tortura
que te muevas sin parar.

Mas ¿ya estás quieto? Sí, sí,
al fin cesa mi tormento...
Éste era un rey, oye el cuento
inventado para ti...

Y agrega el niño, que es ducho
en tramar cuentos a fe :
«Éste era un rey»... ya lo sé
porque lo repites mucho.

-Y me gusta el cuentecito
-y mira, ya lo aprendí:
«Éste era un rey», ¿no es así?
-Qué bonito! ¡Qué bonito!

Y de besos me da un ciento.
y pienso al ver sus cariños:
Los cuentos para los niños
no requieren argumento.

Basta con entretener
su espíritu de tal modo
que nos puedan hacer todo
lo que nos quieran hacer.

Con lenguaje grato ó rudo
un niño, sin hacer caso,
va dejando paso á paso
a su narrador desnudo.

Infeliz del que se escama
con esas dulces locuras;
¡Si estriba en sus travesuras
el argumento del drama!

¡Oh Juan! me alegra y me agrada
tu movilidad tan terca;
te cuento por verte cerca
y no por contarte nada.
 


Y bendigo mi fortuna,
y oye el cuento y lo sabrás:
«Era un rey a quien jamás
le sucedió cosa alguna».


 (Juan de Dios Peza)

5 comentarios:

Latino-Poemas dijo...

Hola, me gustaría invitarle a visitar el nuevo sitio de poesía www.latino-poemas.net

Ayúdanos a compartir sus poemas :)

Luis Oroz dijo...

Bienvenida sea cualquier página que promueva la poesía.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Tierno poema Luis
Un Abrazo
Julián Almaraz

Anónimo dijo...

Por cierto magnifico también el de tu amigo "El cartero de Dios"
Sigo siendo Julián, es que no me he creado una cuenta de estas, así qué escribo como anónimo...

Luis Oroz dijo...

Hola julián, muchas gracias por tu lectura, por tu paso.
Un placer recibirte.

La poesía clásica, como es el caso de Juan de Dios Peza, puede ser sencilla y punzante.
Y esta tiene, además, una gran dósis de intemporalidad.

Un abrazo, amigo.